Pasar al contenido principal

¿La experimentación con animales podría llegar a su fin?

7 de octubre de 2018

La experimentación con animales ha sido esencial para algunos de los avances médicos más importantes del último siglo. Pero, ¿estaremos entrando en una nueva era libre de experimentación animal?

La experimentación con animales es un proceso esencial, costoso y estrictamente regulado que es necesario realizar para que la medicina siga avanzando. Los cuerpos son estructuras complejas e impredecibles y, si bien los científicos a veces pueden saber de antemano si una nueva sustancia podría ser nociva al desarrollarla en sus ensayos preclínicos, nunca se puede saber realmente lo que sucederá hasta que ingresa en un cuerpo.

Por supuesto, además de determinar si un nuevo producto es nocivo o no, los investigadores deben verificar si realmente funcionará, es decir, si pasará el laberinto de filtros y mecanismos que nuestros cuerpos han desarrollado para no dejar pasar sustancias potencialmente perjudiciales.

Además, la necesidad científica está supeditada a la inmensa red de normativas internacionales que regulan la experimentación. "Debemos cumplir con los requisitos del EEE (Espacio Económico Europeo), de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos) y de la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos) para lograr que un medicamento se apruebe", explica el Dr. Klaus-Dieter Bremm, jefe de Animal Management en Bayer. "Existen también requisitos adicionales impuestos por las leyes farmacéuticas alemanas y directrices internacionales armonizadas".

Algo alentador, no obstante, es que hay varias categorías de tecnología y procesos que están reduciendo activamente la necesidad de experimentación con animales.

"Espero que llegue el día en que podamos prescindir de la experimentación con animales. Y me parece que podremos llegar a verlo antes de lo que pensamos, probablemente en menos de 20 años".

– Dr. Klaus-Dieter Bremm, jefe de Animal Management en Bayer

La tecnología que podría cambiar el futuro

Los métodos de experimentación se dividen en tres tipos diferentes: experimentación in vivo, in vitro e in silico, y todos ellos se están transformando.

  • In vivo: la experimentación in vivo, que en latín significa "en vida", implica el ensayo de nuevos productos o procesos en organismos vivos. Esto incluye tanto experimentación con animales como pruebas clínicas en humanos; sin embargo, con las nuevas tecnologías, este método se está volviendo menos invasivo.
  • La tecnología incluso permite que los científicos superen las limitaciones tradicionales de los experimentos in vivo. Por ejemplo, los avances en las técnicas de neuroimagen les están proporcionando a los científicos datos sobre el cerebro más detallados que nunca. La microdosificación1 les está permitiendo a los investigadores observar cómo se comportan pequeñas cantidades de sustancias químicas en el cuerpo, sin exponer a sujetos humanos a los riesgos habituales de una prueba clínica completa.

 

  • In vitro: las pruebas in vitro, que en latín significa "en vidrio", son aquellas que se realizan en un ambiente controlado, fuera de un organismo vivo, como en tubos de ensayo y placas de Petri. La experimentación in vitro existe desde hace tiempo, por ejemplo, en forma de cultivos celulares, y los nuevos desarrollos están mejorando su viabilidad como alternativa a la experimentación con animales.
  • La bioimpresión 3D2, por ejemplo, les permite a los científicos crear y estudiar secciones aisladas de tejido humano en toda su complejidad biológica sin vincularlo a un organismo viviente. Esto puede extenderse a tejido enfermo: "Con la bioimpresión 3D, es posible imprimir tejido tumoral, por ejemplo, como se encuentra en el cuerpo humano. Son las mismas células en las mismas capas. Esto puede tener un valor enorme en las fases tempranas de la investigación", explica el Dr. Bremm. La bioimpresión también puede replicar conjuntos complejos de varios tipos de tejido. "También se está intentando replicar el sistema inmunitario, por ejemplo, en un modelo 3D del hígado".

 

  • In silico: la experimentación in silico, que en latín significa "en silicio", no necesita tejido vivo en absoluto. Los experimentos se realizan, en cambio, en modelos informáticos que les permiten a los científicos simular estructuras y procesos biológicos de modo artificial.
  • Por ejemplo, el proyecto Virtual Liver Network3 (una alianza de 69 grupos de investigación y 200 científicos que colaboran en toda Alemania) ha trabajado durante los últimos cinco años para crear un modelo informático del modo en que el hígado metaboliza las diferentes sustancias. Este modelo informático es capaz de modelar el hígado en diferentes estados; por ejemplo, el de una persona con hepatitis tóxica o con hígado graso, enfermedades que pueden afectar el ritmo de metabolización. Tecnologías como esta ofrecen ventajas significativas en términos de ahorro de tiempo: en lugar de probar los medicamentos uno por uno en animales, simulaciones como las realizadas por el proyecto VLN pueden procesar 100.000 compuestos por hora.

Más allá de las limitaciones

Sin embargo, estos métodos de experimentación alternativos aún se encuentran en una fase preliminar y queda mucho camino por recorrer para que se utilicen de modo rutinario.

"A pesar de la importancia del tema, relativamente pocas personas están trabajando en métodos de experimentación alternativos; no obstante, los esfuerzos que estamos realizando para explorar nuevas tecnologías y métodos que ya no utilizan estudios experimentales en animales son prueba de nuestra ambición en este campo", comenta el Dr. Bremm.

Una vez superados los obstáculos técnicos, el próximo paso sería convencer a los legisladores de la confiabilidad de la experimentación alternativa en cuanto a la previsión de la eficacia y seguridad. "Creo que si avanzamos con los métodos alternativos, será muy importante concientizar a quienes los regulan, porque deben apostar a este concepto", explica el Dr. Bremm. "Sin embargo, ya hemos visto que están dispuestos a adoptar nuevos métodos y a cambiar el ambiente normativo existente si se les proporcionan datos concluyentes".

A pesar de los desafíos, científicos como el Dr. Bremm ven un futuro prometedor en estas tecnologías, incluido su potencial para eliminar por completo la experimentación con animales. "Espero que llegue el día en que podamos prescindir de la experimentación con animales. Y me parece que podremos llegar a verlo antes de lo que pensamos, probablemente en menos de 20 años".

Notas al pie

  1. Indian Journal of Pharmacology, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3025138/
  2. CERST, IUF – Leibniz Research Institute for Environmental Medicine, http://www.iuf-duesseldorf.com/cerst.html
  3. Virtual Tests for New Therapies, Bayer Research Magazine, https://www.research.bayer.com/en/virtual-medicine.aspx
 

¡Súmense a la conversación! #ViveMejor
Hablemos sobre los desafíos de hoy y las soluciones de mañana.

 

Volver arriba