Pasar al contenido principal

El décimo mes: por qué es importante apoyar a las nuevas mamás

25 de febrero de 2019

El primer mes después de dar a luz puede ser una experiencia abrumadora para una nueva mamá, por eso es esencial que cuente con el apoyo adecuado.

Background Image

Cada cuarto de segundo una mujer da a luz en alguna parte del mundo. Esto representa aproximadamente 353.000 nuevos bebés cada día y más de 128 millones por año. Cada nacimiento es un momento precioso. La culminación de nueve meses de revisiones médicas y clases, preparación y planificación.

Y, después del parto, nuestra energía se concentra, como es comprensible, en el bebé y su desarrollo. Pero, ¿qué sucede con la mamá después del parto? Es un momento crítico también para ellas. Es un momento en el que están física y emocionalmente agotadas y, sin embargo, deben hacer el esfuerzo de dejar eso de lado para concentrarse en su bebé.

Es un trabajo de 24 horas y muchas madres pueden acabar preguntándose si lo están haciendo bien.

"No importa cuan eficiente, precisa y racional hayas sido antes; después una se vuelve desmemoriada, pierde el sentido del tiempo... está como adormecida".

– Giovanna, una nueva madre

El crucial primer mes

Durante esos primeros meses después de dar a luz, las madres pueden sentirse perdidas, ansiosas y abrumadas. El agotamiento es muy común. Casi el 80% de las nuevas mamás están faltas de sueño, lo que afecta la manera en que piensan y afrontan las situaciones. "No importa cuan eficiente, precisa y racional hayas sido antes; después una se vuelve desmemoriada, pierde el sentido del tiempo... está como adormecida", dice Giovanna, una nueva madre

En todo el mundo, aproximadamente el 13% de las mujeres que dieron a luz padecen algún trastorno mental, principalmente depresión. En los países en vías de desarrollo, este porcentaje es aún mayor: casi 20%. Y muchas madres que padecen depresión posparto no buscan ayuda médica. En el Reino Unido, aproximadamente el 58% de nuevas madres no consultaron con un profesional de la salud, a menudo porque no comprenden el problema o temen las consecuencias de comunicarlo.

Por eso es fundamental que en esas semanas y esos meses iniciales difíciles después del parto se reconozca a las nuevas madres y se les brinde el apoyo y la comprensión que necesitan. Mientras nos concentramos en la salud y la felicidad del bebé, no hay que olvidarnos de la salud y la felicidad de la mamá.

Especialmente en el primer mes después del parto, ese "décimo mes", tenemos que acordarnos de hacerle a la nueva mamá una pregunta muy importante: ¿cómo estás?

Te recomendamos

Salud prenatal, ácido fólico y la mujer detrás del descubrimiento

 

¡Súmense a la conversación! #ViveMejor
Hablemos sobre los desafíos de hoy y las soluciones de mañana.

 

Volver arriba